DTS y NEO inauguraron la Ciudad del Rock desde el punto más alto de la ciudad

Se inauguró en el corazón del Sur Porteño un predio para megarecitales denominado Ciudad del Rock. 3 escenarios, mucha música, 70 mil personas, y una torre de 200 metros de altura iluminada por NEO y DTS.

La Torre Espacial ha visto pasar el tiempo y el olvido para revivir ahora en forma de una iluminada escultura retrofuturista, haciendo las veces de faro guía para todos los visitantes que se acercaban al nuevo predio. Iluminada por el profesional equipo de Adrián Condomi, la torre fue uno de los puntos más altos del día.

Desde el anillo superior, ubicado a 176 m de altura, 12 x NEO Plat 15R Beam posaban sus haces en el cielo dejándose ver desde todos los sectores del predio. El techo del segundo anillo permitió la disposición de 24 móviles XR 1200 Wash de la firma italiana DTS, que sumados a los 12 x Cleo 108 y 12 x Nova de NEO, bañaron la superficie total de la torre con una nitidez extrema. Este segundo anillo, ubicado a casi 130 m del piso, contó en su interior con 24 móviles NEO Plat 5R Beam que se lucían desde las ventanas. La base de la torre fue bañada por 30 móviles XR 2000 Spot de DTS y 40 unidades SunTEC+ de Tecshow. Todas las luminarias fueron controladas por la nueva cconsola DMX Ion Master también de Tecshow.

El espacio ocupa 18 hectáreas del ahora ex Parque de la Ciudad. Este nuevo proyecto implicó la limpieza completa del terreno, retiro de juegos irrecuperables, traza de nuevos senderos y reparación de algunos preexistentes, así como también un nuevo tendido de instalaciones eléctricas aptas para soportar altos consumos de energía. La Ciudad del Rock cuenta además con capacidad para 8 mil vehículos.

El nuevo predio para recitales en el corazón del Sur porteño albergó a lo largo de seis horas más de 70 mil personas. Nueve fueron las bandas que alternaron sus presentaciones, entre ellas Riddim, y Los Pericos. Esta última recibió la lluvia con alegría, al igual que el público, que se llenó de paraguas de colores.

Las presentaciones alternaron recitales de media y una hora en dos escenarios enfrentados. Apenas uno terminaba, el público podía girar y comenzar a escuchar el otro. Fue el turno de, Leonchalon, Dancing Mood, Gondwana quienes le dieron paso a The Original Wailers, con Marcia Griffiths como invitada de lujo; los jamaiquinos desplegaron buena parte los clásicos más memorables de Bob Marley ante un público deseoso de más. Después fue el turno de Rico Rodríguez y el encargado de cerrar la velada, Dread Mar-I.

La disposición de este mega-espacio para recitales brindará una alternativa para trasladar la agenda de espectáculos masivos que se encuentran repartidos a lo largo de la ciudad. En noviembre, por ejemplo, el predio vibrará al ritmo del Quilmes Rock.


Ficha Técnica

Videos Relacionados

No hay videos relacionados

« volver